Pequeño Cuento de Navidad

 
Estoy segura que disfrutaran este cuento maravilloso como yo…. es precioso que no puedo dejar de compartirles con ustedes.
 
Esta escrito por un hombre maravilloso con una sensiblidad que toca el Alma de quién le lee.
 
Manuel, Gracias por compartir Tu sensiblidad conmigo.
 
 
 
 
 

Pequeño Cuento de Navidad

 

 

Para el niño que todos llevamos dentro, no lo dejemos morir nunca. Alguien un día dijo: "dejad que los niños se acerquen a mí", creo que deberíamos acercarnos todos…

 

 

 

La oscuridad empezaba a hacerse notar a pesar de ser sólo las 17 horas. El día era muy oscuro, negros nubarrones amenazaban con cataratas de agua, Carlitos entró corriendo en su casa cuando las primeras gotas alcanzaban el suelo. Sin saludar a sus padres llegó a su cuarto, cogió la consola y se conectó a la televisión. Apenas llevaba unos minutos cuando un fuerte trueno le avisó que la corriente podía saltar en cualquier momento y al segundo trueno todo se quedó a oscuras. Rápidamente se encendieron velas y otras luces de gas y un poco de iluminación hizo visible algo el interior del hogar. Carlitos pensó, bueno en que puedo entretenerme, mientras caminaba hacia su cuarto, cargando su luz de camping. Al entrar lo primero que vio fué su juego de química y lo abrió mientras se decía a sí mismo, ya tengo algo, empezó a sacar los matraces, tubos, infernillo de alcohol, compuestos y otros elementos que formaban parte del juego y se dispuso a empezar con algunos experimentos.

 
 

Encendió el infernillo, puso alcohol al alimentador, mezcló algunos productos, los agitó para su buena mezcla y los puso a calentar, añadió un poco de líquido que no sabía lo que era (le habían dicho que nada era peligroso), volvió a agitarlo todo y lo dejó al fuego. Fué a cambiarse de ropa y cuando regresó para ver si la solución se había disuelto bien e iba bien todo, cuando de repente un fogonazo le dejó ciego y una humareda lo envolvió, cayó al suelo tosiendo y los ojos le empezaron a picar. No sabía cuánto tiempo llevaba, cuando unas voces desconocidas le despertaron. ¿Qué tienes pequeño?, sus ojos aún cegados no pudieron más que distinguir unas sombras, pero algo raro le pasaba, no estaba en su casa, notaba que estaba en un espacio abierto, había mucha más luz .

 

 

Pudo distinguir algo que hizo que su corazón latiera aceleradamente, las personas que le hablaban no vestían como él, su ropa era distinta, adivinó enseguida que eran chilabas árabes y al mirar alrededor mientras sus ojos se acostumbraban a la claridad, vio unas tiendas en medio de un palmeral, unas de ellas ricamente adornadas. Volvió a oír la misma pregunta, ¿Qué tienes pequeño?, no pudo más que balbucear y decir…nada. La persona que le habló, le preguntó si tenía hambre al mismo tiempo que le ofrecía dátiles, leche y algo parecido al pan pero sin nada de miga, su estómago le recordó que no había probado nada y devoró todo con gran apetito.

 

Estaba oscureciendo y notó que en vez de descansar recogieros las tiendas y se dispusieron a proseguir el camino, entonces cuando la oscuridad empezó a envolverle, notó que una de las estrellas brillaba con una intensidad grandísima y vio como caminaba al mismo tiempo que su fulgor aumentaba, no lo entendía, pero cuando los tres personajes le rodearon y comenzaron a hablar con él mientras caminaban, empezó a darse cuenta de algo que lo único que hizo fué acelerarle más los latidos del corazón. La presencia de éstas persona le llenaba de paz, sus rostros rebozaban paz y le preguntaban cosas que él poco a poco iba entendiendo, se daba cuenta de que por alguna razón el sueño estaba desarrollándose en tiempos del nacimiento de Jesús.

 

Le dijeron que estaba a punto de llegar, que el niño, según las escrituras, estaba a punto de nacer y que ellos querían ver el prodigio con sus ojos, le dijeron también que le llevaban regalos, que mucha gente tenía conocimiento del  nacimiento de un rey y que llevaban un tiempo detrás de la estrella que brillaba en el firmamento.

 

 

 

De repente oyó o pareció oír una voz, suave, tierna que en su interior decía, Paz en la tierra a los hombres de buena voluntad, miró a los personajes y vio que ellos también habían oído algo.

 

Con un gesto le dijeron se callara y mirando al cielo observaron que la estrella estaba parada perpendicularmente sobre una especie de establo que solitario se encontraba en medio del paisaje.

 

Llegaron rápidamente y aquellas personas ricamente vestidas y que él pensó que eran los Reyes Magos se metieron dentro y les oyó hablar con las personas que dentro estaban, al momento salió uno de ellos y cogiéndole de la mano lo introdujo en el establo diciéndole, vé y entrégale tu regalo.

 

Carlitos entró y cuando sus ojos se acostumbraron a la poca claridad que dos pequeñas luces de aceite daban, vio un mujer cuya belleza le pareció deslumbrante, reflejaba una bondad y una sencillez que le embriagaba, el hombre mayor que ella, bastante, con una poblada barba y en medio de los dos, entre pajas y entre una burrita y un buey, el niño más lindo que jamás hubiera visto.

 

Uno de los magos le tocó y dijo, el regalo, dále el regalo, Carlitos que no tenía nada, rebuscó en su bolsillo y entre las llaves de su casa encontró un pequeño anillo que le había salido en un paquete de golosinas.

Lo entregó a la madre que inmediatamente se lo puso al niño, Carlitos quedó asombrado pues el anillo no le servía a él y sin embargo al niño le iba, nunca mejor dicho, como anillo al dedo.

 

 

 

 

En ese momento entraban pastores con regalos, y otras personas y Carlitos quiso ponerse a un lado cuando tropezó y cayó hacia atrás, la caída fué como a cámara lenta, vio todo  de frente cuando caía de espalda y antes de llegar al suelo, perdió el sentido.

 

Le envolvió la oscuridad, sólo la sonrisa del niño, lo último que vio, permanecía en su mente, notó un golpe en la cara y cuando abrió los ojos, vio a sus padres que le preguntaban acerca de cómo se encontraba.

 

Carlitos se incorporó y poco a poco se rehizo, no le comentó nada a sus padres sobre el sueño, pero un regusto

extraño se apoderaba de él.

 

Sus padres le llevaron al médico, que no vio nada anormal en él, cuando salió a la calle le dijo a sus padres que iba a dar una vuelta a buscar a sus amigos, las calles adornadas de múltiples objetos relacionados con la Navidad anunciaban a la gente la cercanía de esas fechas, las luces multicolores brillaban en las calles.

 

No supo cómo pero sus pasos se dirigieron a una tienda en que las luces anunciaban figuras de Belén. Despacio, como si supiera lo que iba a ver, con miedo pero con ansiedad Carlitos poco a poco vio en el escaparate a: los tres reyes, a los pastores, a las lavanderas, La Virgen, San José. Temía mirar al niño Jesús, no sabía el porqué, pero si sabía que iba a ver algo, algo que le puso los pelos de punta, algo que en su cabeza, sabía que vería, pero que no lo esperaba.

 

 

Todas las imágenes del niño Jesús, tenían un anillo, todas las imágenes estaban adornadas con un anillo exactamente igual al que él en su supuesto sueño había regalado. Carlitos corrió y cuando se cansó paró en un banco del parque y con falta de aire por la carrera se preguntó ¿fué realmente un sueño?.

 

 

Cuando con el corazón palpitándole con violencia llegó a casa se fué directamente al portal y comprobó que también la figura del niño tenía un anillo. Lo miró cómo si quisiera desvelar un secreto indescifrable y en ese momento notó como el niño le guiñaba un ojo.

 

 

Han pasado ya muchos años, muchas Navidades. Hoy Carlos recuerda que sólo unas cuantas han sido maravillosas, sobre todo las que con más cariño ha recordado lo que le pasó, precisamente son las Navidades en que más Niños ha visto con anillos.

 

Manuel Sangines

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2 comentarios to “Pequeño Cuento de Navidad”

  1. Mira Claudia que este cuento de Navidad ya lo habia leido e igual que a ti me dejo anonadada, que hermosa manera de llegar a nuestros corazones en esta Navidad de parte de Manuel, verdad?Gracias por tu visita a mi espacio, me da muchisimo gusto que te haya gustado mi poema que fue mi regalito para mi bb… espero te des un tiempecito para que leas los demas poemas que tengo ahi y tambien si gustas entrar a la pagina de RINCON DE POETAS donde a veces publico otros poemas que no puedo poner en mi espacio personal, por razones personales, pero que creo seran de tu agrado, el link hacia este RINCON DE POETAS es: http://boards.melodysoft.com/poemaryTu espacio esta muy bueno tambien y si me dejas lo pondre entre mis favoritos en mi espacio. Asi vendre a visitarte muy seguido, lo prometo.

  2. Unknown Says:

    esta CHIDA  QUISIERA CONOCERTE
     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: